Mantenimiento del jardín - ¿cómo funciona esto?

Encuentra el servicio que necesitas
Elige un profesional basándote en su valoración, experiencia y precio
Contacta con el profesional directamente para que se lleve a cabo el trabajo

Mantenimiento del jardín - leer más

Dependiendo de la estación del año, el aspecto de su jardín variará. Por lo tanto, hay que saber de antemano qué cuidados serán necesarios según la estación del año. El cuidado del jardín en invierno es completamente diferente del cuidado del jardín en verano.

En invierno, se producen heladas y el cuidado del jardín requiere medidas más activas. Los cultivos más sensibles y susceptibles a las heladas pueden ser protegidos en invernaderos o aislados con materiales naturales.

En invierno no es conveniente podar los árboles para así evitar el riesgo de
congelación; se recomienda esperar a que la temperatura media diaria aumente. En primavera, la temperatura sube y llega la hora de trabajar duro en el jardín. Es la hora de fertilizar los árboles ya plantados, así como los nuevos cultivos.

Cuando las plantas se despiertan del sueño invernal necesitan ser revitalizadas. Si esto no se hizo al final del invierno, entonces se debe hacer ahora. Con la llegada del calor, aparecen las primeras plagas y enfermedades, por lo que hay que actuar con rapidez e inmediatamente.

En verano el día de luz aumenta y la fotosíntesis en las plantas es alta, lo que se reflejará de forma positiva en la cantidad y calidad de la cosecha. Nuestra tarea es controlar el crecimiento de las plantas y resolver los problemas en el caso de que surjan.

En otoño, las hojas se caen gradualmente y los cultivos deben prepararse para el invierno. Nuestra principal tarea es preparar el jardín para la llegada de los fríos. Se debe cosechar, replantar los árboles y arbustos sensibles al frío, recoger las hojas caídas y preparar el jardín para el «sueño invernal».